BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







jueves, 17 de agosto de 2017

Mis mini teclados inalámbricos

TECLADOS INALÁMBRICOS CON BLUETOOTH


Fáciles de transportar, ligeros, cómodos, prácticos y que te pueden ayudar en el día a día. Si tienes una idea, una reunión o simplemente quieres escribir un mensaje rápido, tan solo tienes que sacar el teclado y ponerte a escribir en tu móvil, tablet o cualquier dispositivo que acepte bluetooth. Sin embargo, yo lo utilizo con el dispositivo que más uso a diario, el iphone, y me resulta muy cómodo a la hora de escribir notas y poder teclear sin necesidad siquiera de sacar el móvil.


Hoy me apetecía hablaros de mi nuevo teclado inalámbrico con bluetooth: Moko. Me lo regalaron para mi cumpleaños, y, a pesar de que buscaba un cambio para mi teclado, ya que quería uno más fácil de transportar, al principio me costó acostumbrarme, ya que me cuestan los cambios.

TECLADO ZOOM 9010 

En 2012 os presenté mi primer teclado inalámbrico que tuve y que me iba genial, tanto para móvil como para ipad. Ese teclado era bastante grande, aunque no muy pesado, y fácil de transportar, ya que cabía perfectamente en el bolso. Cogí tal habilidad a la hora de escribir con él, que hasta era capaz de sacarlo en el metro y ponerme a escribir de pie, eso sí, haciendo algo de malabares. Ese teclado era negro, un poquito grande y de plástico. Lo bueno era que la batería duraba mucho y sin pilas. Los teclados con pilas no me gustan nada, por eso y por el precio no me decanté nunca por el de Apple.
Con el paso del tiempo y el uso, las teclas se fueron desgastando, es decir, ya no se veían ni las  letras de las teclas. No me importaba, ya que tampoco las veía yo, me guiaba con las marcas que tienen todos los teclados en la f y en la j.  

Zoom 9010


TECLADO ULTRA DELGADO RAPOO 

Sin embargo, después de tantos viajes y ajetreos durante el 2014  encontré un recambio para el viejo teclado, que tantas páginas y tantos mensajes había escrito. Encontré por casualidad, sin buscarlo, un teclado blanco que se llama Rapoo. Es un mini teclado inalámbrico, mucho más fino que el que tenía, aunque de tamaño similar. Le compré un estuche, no tanto para protegerlo, como para llevarlo en un lugar seguro dentro del bolso y que no se ensuciase tanto. Ese teclado se enlaza con el móvil también por bluettoth y a la hora de vincularlo tenía que introducir rápidamente unos códigos que me daba el móvil, para que se conectasen los dispositivos.  
Este teclado ultra delgado de 5,6 mm de grosor tiene la parte trasera de acero inoxidable, la cual cosa hacía que el diseño fuera más bonito y sobre todo daba la sensación de que estaba más protegido. A parte de ser un teclado QWERTY como el anterior tenía más teclas de función rápida, como: subir y bajar el volumen, darle al play, bloquear la pantalla, y una tecla para que aparezca el teclado virtual del móvil, lo cual va muy bien, para cambiar de teclados, por ejemplo, si quieres poner emoticonos.

Estaba muy contenta con ese teclado, de hecho aún lo utilizo. Sin embargo, para poner acentos tenía que ir contando teclas, ya que no está configurado para que aparezcan en el mismo sitio que en un teclado de pc. Pero,  no era ningún inconveniente, ya que ya sabía dónde estaban los acentos y todas las teclas. 

Rapoo

¿Por qué quería otro si estaba tan contenta?  

No es un cambio que buscase, porque estaba acostumbrada a manejarme con ese teclado. Aunque es cierto, que, a veces, sobre todo de llevármelo de viaje, algunas teclas, a pesar de darle una vez salían dos veces, y otras en cambio,  era como si le diera. Es decir,  a la hora de teclear no funciona muy bien, pero nada que con un repaso no se pueda arreglar.
Ese teclado, Rapoo, siempre lo he llevado con una funda, un estuche, para que no se estropease tanto. Funciona sin pilas, solamente cargándolo con un USB, más que suficiente para que dure más de un mes en uso. Con un botón para conectar o desconectarlo, es decir que aunque lo llevase en el bolso sin ninguna protección, no hay manera de que las teclas de vayan marcando, ya que si está desconectado, bloqueado, no hay ningún problema. Cabe decir que eso también lo tenía el Zoom 9010, mi primer teclado. 

TECLADO MOKO 

El que tengo ahora tiene un diseño mucho más original, con mucha más protección y más pequeño. El Rapoo medía 20,5 cm y  este nuevo mide 5,8 cm plegado y abierto 9,8 cm.
Os cuento:
Es un teclado tríptico, por eso es tan pequeño, tan manejable y tan fácil de llevar. Si quieres utilizarlo, tan solo tienes que desplegarlo y ya podrás usarlo. Es totalmente de aluminio, por tanto no pesa casi nada y hace que al ir plegado, gracias a un imán, vaya totalmente protegido.
A diferencia de los otros, a la hora de vincularlo con el móvil, no hace falta introducir ningún código, tan solo hace falta darle a la tecla de Función y a la C y ya se conecta. No hay posibilidad de que te olvides el botón de conectar y que vayas marcando teclas a diestro y siniestro, porque siempre va plegado. No gasta batería, porque tiene un modo de auto sueño, aunque te lo dejes abierto, no gastará batería si nota que las teclas no están siendo utilizadas. A pesar de que es un QWERTY y que la ñ no aparece dibujada, sí que está en el mismo sitio que en un teclado de PC, igual sucede con los acentos que están en el mismo lugar que en un teclado convencional, sin tener que cambiar configuraciones.
Cabe decir que es más pequeño, porque la parte de arriba solamente consiste en números, que al marcar la tecla de Función tiene acceso rápido, en cambio los otros arriba de las teclas de números tenían teclas de función rápidas.
Teclado plegado



Aún estoy descubriendo algunos comandos de teclas rápidas, ya que al estar acostumbrada al otro teclado aún me cuesta localizar algunas funciones. Por ejemplo, al lado del control está la tecla de Función, y según las instrucciones si le doy a Función + Control aparecería el teclado virtual, para poder ir alternando de teclados, y poder acceder al teclad de emoticonos, pero no hay manera de que me haga caso. Podría ser problema de incompatibilidad con mi Iphone, pero si fuera eso, tampoco me funcionarían las demás teclas de función rápida y sí que reaccionan con los comandos.

Teclado desplegado


Ya llevo un mes con este nuevo teclado y estoy muy contenta. Es ligero, práctico y muy cómodo de transportar, sin necesidad de llevar funda. Además de gozar con un diseño muy original que facilita el transporte, el uso y la seguridad.  

Si tenéis pensado cambiar de teclado, si queréis uno, la verdad es que hay muchos en el mercado. De hecho, creo que hasta algunos que van en la funda del móvil, pero yo de esos no soy muy partidaria, porque no escribo con tanta comodidad, será  porque tengo los dedos gordos, será porque no estoy acostumbrada, será porque prefiero llevarlo aparte, o será porque prefiero un dispositivo bluetooth que no solamente me sirva para el móvil (aunque lo cierto es que es con lo que más lo utilizo). Sea como sea estoy muy contenta con este regalo, porque es práctico, cómodo y original. Espero que os guste. Ya me diréis qué tipo de teclados utilizáis vosotros, si es que utilizáis. Creo que es una forma muy cómoda de escribir, mucho más rápida. Me encantan este tipo de chismes que, para algunos pueden resultar una tontería, pero que tanto nos ayudan a otros.   




miércoles, 2 de agosto de 2017

25 Frases para Viajeros

25 CITAS CÉLEBRES QUE TE ANIMARÁN A VIAJAR

No hay frases, ni de autores, ni de obras, ni de nadie en particular que te pueda animar a viajar más que tú. Sin embargo, si te sientes encadenado, acobardado, si no te atreves a dar el paso para hacer esa maleta y lanzarte a la aventura de viajar, o mejor dicho, de vivir, aquí tienes alguna de esas frases que te inspirarán, para dar el impulso que te hace falta. Si por el contrario, las ganas están, si eres un gran viajero y quieres algo de inspiración, aquí encontrarás 25 citas célebres que comparten tu pasión por viajar y descubrir. 
Además, estamos en verano, en pleno agosto, y es una de las épocas que más viaja la gente, ya que las famosas vacaciones de verano han llegado para muchos. El destino no tiene por qué ser lejano, ni tan siquiera tienes la necesidad de volar, simplemente déjate llevar y descubre un lugar nuevo, trayéndote recuerdos, anécdotas y dejando las huellas de tu paso. 
¡Ánimo, a viajar! 

Si tú, también tienes tu propia fase, no dudes en dejar la tuya en los comentarios.  Entre todos se puede hacer un gran castillo de frases, uno de esos que viajeros visiten.

25 FRASES INSPIRADORAS PARA VIAJEROS

1-    “Viajar es vivir”.-Hans Christian Andersen.


2-    “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. –Henry Miller


3-    “Un viajero sin capacidad de observación es como un pájaro sin alas” – Mosih Eddin Saadi  

cielo y pájaro


4-    “Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”. – Mark Twain


5-    “Un viaje de mil millas ha de comenzar con un simple paso".-Lao Tzu 

Astronauta y Luna


6-    “No hay momento de mayor dicha en cualquier peregrinaje que el comienzo del mismo”.- Charles Dudley Warner


  7-    “Lo primero que hay que hacer para entender a un nuevo país es olfatearlo”.- R. Kippling


8-    “El mundo es un libro, y aquellos que no viajan leen solo una página”.-San Agustín. 

Libro



   9-    “Viajar hace a uno modesto. Ves el lugar pequeño que ocupas en el mundo”. -Gustave Flaubert. 

Puesta de sol



10-                   “Una vez al año, ve a algún lugar en el que no has estado antes”.-Dalai Lama.


11-                   “El que quiere viajar feliz, debe viajar ligero”. -Antoine de Saint-Exupery


  12-                   “Una vez hayas probado el vuelo siempre caminarás por la tierra con la vista mirando al cielo, porque ya has estado y allí desearás volver”.- Leonardo Da Vinci. 




13-                   “El auténtico viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener una mirada nueva.” -Marcel Proust

 14-                   “La vida no se mide por el número de veces que respiramos sino por las veces que nos quedamos sin respiración." Anónimo

Mar, palmeras y arena

15-                   “El auténtico milagro no es caminar sobre las aguas o volar por los aires: es caminar sobre la tierra”. -Houeï Neng

16-                   “Viajar te deja sin habla, para después convertirte en un narrador”- Ibn Battusta


17-                   “Viajamos no para escapar de la vida,  si no para que la vida no se te escape”.- Anónimo

18-                   “Nada desarrolla más la inteligencia como viajar”. – Emile Zola


19-                   “Invertir en viajar es invertir en uno mismo”.-Matthew Karsten

20-                   “Llévate los recuerdos, deja solamente tus huellas”.- Jeff Seattle 

Huellas en la arena



21-                   “No todos los que deambulan andan perdidos”.- J.R. Tolkien

   22-                   “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”.- Don Quijote de la Mancha 

Quijote, Sancho y Molinos de viento



23-                   “La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”. –Fernando Pessoa


24-                 “Nunca se llega tan lejos como cuando no sabes adónde te diriges”.- Cristóbal Colón
 

                   


25-                   “La aventura vale la pena”.- Aristóteles 



domingo, 30 de julio de 2017

Barcelona 92

BARCELONA 92 


                                   JUEGOS OLÍMPICOS
Aros olímpicos

Esta semana se han conmemorado los 25 años de las Olimpiadas de Barcelona 92. Aquel julio se inauguraban las XXV Olimpiadas en la ciudad condal. Fue un hecho histórico para todos los barceloneses, que vieron cómo cambió su ciudad para ser la sede olímpica. Barcelona sufrió un gran cambio urbanístico, para dar una buena imagen al mundo. Deportistas internacionales recibieron la bienvenida de barceloneses ilusionados y orgullosos de una nueva Barcelona.

RECUERDOS
                                                                   
Curro y Cobi
Yo tenía 7 años cuando se celebraron los juegos olímpicos, así que, sinceramente, no recuerdo gran cosa de ese gran evento que se vivió en mi ciudad, Barcelona. Quizás por la edad que tenía me quedo con la mascota de las olimpiadas, Cobi. Cobi fue un dibujo creado por Mariscal, que nunca he sabido qué era realmente, si un perro o qué animal era. Petra, la mascota de las paralimpiadas también me gustaba mucho. Ese año también apareció una figura que fue la mascota de la Expo 92 en Sevilla, Curro. Curro era una mascota blanca llena de colores. Todas esas mascotas forman parte de la memoria infantil que divertían y daban color a eventos que cambiaron por completo a España, dándole luz y color. 

A pesar de que mis recuerdos sobre esos eventos que se vivieron en el año 92 no sean nítidos, sí que, gracias a las noticias, a la televisión y otros medios, recuerdo, aunque no lo haya vivido realmente, que fue un gran momento para todos.  La gran inauguración en el Estadio Olímpico de Barcelona fue un gran acto, lleno de personalidades llegadas de todas partes del mundo. Uno de los abanderados era quien es hoy nuestro Rey. El encendido del pebetero olímpica, todo el escenario a oscuras, y uno de los deportistas, Antonio Rebollo, sin que le temblase el pulso, a pesar de que millones de personas le enfocaban, estaban atentos a la gran hazaña que iba a realizar, lanzó la flecha con la antorcha y encendió el pebetero olímpico, siendo una de las imágenes más recordadas, por ser un encendido atrevido, pero por eso mismo recordado. Fue emocionante y a la vez hizo que todos estuvieran pendientes de ese momentazo. 

BANDA SONORA

Todos los recuerdos tienen una banda sonora en nuestra memoria, y en este caso al mencionar Olimpiadas 92 a muchos les viene a la memoria la mítica canción de la inauguración. Montserrat Caballé, cantante de ópera, cantaba junto a Freddie Mercurie, cantante del grupo Queen, la canción Barcelona. Lamentablemente Freddie Mercury había fallecido en noviembre de 1991, así que no pudo estar para el gran evento. De todas maneras, se había grabado en 1988 la gran actuación de Barcelona, que, sin duda, es un gran himno a la ciudad. La fusión de los dos grandes cantantes, sumado a la falta de uno de las grandes voces del rock, hizo que fuera más que emocionante escuchar en el escenario olímpico ese gran himno a la ciudad.



En una ciudad como Barcelona no podía faltar la rumba catalana. Peret, Los Manolos y otros amenizaron ese verano del 92 con sus grandes canciones. Ellos también hicieron un gran himno a la ciudad que por aquellos momentos tenía el poder, a la Barcelona hechicera y todos bailaron al son de Barcelona tiene poder. Amigos para siempre también fue una de las canciones que sonaban, cantada en catalán, castellano y en inglés, símbolo de la unión de ese gran acontecimiento deportivo en la ciudad. Canciones que animaban a bailar, sonreír y sentirse orgullosos de Barcelona.

LA GRAN TRANSFORMACIÓN
Ciudad de Barcelona y el mar

Barcelona sufrió muchos cambios arquitectónicos y de mentalidad. No solamente se convirtió en el gran escenario para unas olimpiadas, sino que fue la gran excusa, para invertir millones y remodelar la ciudad. Para ese año, 1992, la ciudad contaba con una Vila Olímpica que daba al mar, un puerto, la Barceloneta que había quedado relegada con el paso del tiempo, volvió a relucir como en tiempos pasados. Barcelona se abría al mar, estaba mejor comunicada y surgieron las rondas que unía Barcelona de una forma más rápida y cómoda para los vehículos. El distrito de Sant Martí, número 10 de Barcelona, también se quiso vestir de gala para las olimpíadas, y dio un gran cambio, un lavado de imagen, haciendo Ramblas donde había descampados, por ejemplo: Rambla Guipuúzcoa y Rambla Prim, dejaron de ser solares  llenos de tierra y polvo, para ser bonitas ramblas donde pasear. 
En definitiva, la ciudad dejó de ser gris, para obtener luz gracias a la concesión de las Olimpiadas. Un evento olímpico que duraría dos semanas, hizo que Barcelona cambiase, que el espíritu de ser una ciudad abierta a todos se hiciera más patente. El mundo no conoció a una simple ciudad con mar que abrazaba con ilusión esos ansiados juegos, sino que fue mucho más. A lo largo de la historia Barcelona ha cambiado mucho, pero siempre que ha sido sede de exposiciones universales, olimpiadas u otros eventos, se ha querido vestir de gala e invertir, para que el mundo tuviera una mirada moderna y fresca de la ciudad. Sin duda, aquel verano de 1992 fue el gran año: el de la transformación de Barcelona, el de la ilusión y el de las Olimpiadas.

¿Y TÚ, QUÉ RECUERDAS?

¿Qué recordáis vosotros de ese año 92? 
¿Alguna canción?
¿Las olimpiadas?
¿La Expo92?
¿El Dreamteam?
 ¿Wembley 92?
¿Os marcó ese año? 


viernes, 14 de julio de 2017

Miguel Ángel Blanco

20 años sigue en el recuerdo


Esta semana de julio se conmemora la muerte de Miguel Ángel Blanco. Durante esa semana de julio de 1997 toda la sociedad española se sintió Miguel Ángel Blanco. Todos nos sentimos secuestrados, aterrados y con un límite de horas para morir. El 10 de julio de 1997 tres etarras secuestraron a un joven inocente, haciendo un chantaje al gobierno español: exigían un traslado en 48 horas de todos los presos de ETA, si no lo hacían en ese plazo, Miguel Ángel sería asesinado. El 12 de julio Miguel Ángel recibió dos tiros en la nuca. El 13 de julio se confirmó la muerte de Miguel Ángel Blanco. 4 días en los que sufrimos todos por la gran injusticia que se cometía. La empatía, la solidaridad y los sentimientos estaban a flor de piel.


20 años

Hace 20 años que ETA asesinó a sangre fría a Miguel Ángel Blanco. No era la primera, ni sería la última muerte llevada a cabo por esa organización. Sin embargo, esas 48 horas nos mantuvo en vilo a toda la sociedad española. 

Salimos a la calle para: gritar, desahogarnos y pedir clemencia. Reivindicábamos una libertad de expresión. La impotencia se apoderaba de todos ante algo tan injusto.

Todo aquel que vivió esa fecha, seguro que recuerda el nombre propio de Miguel Ángel Blanco, como si aquella persona hasta entonces desconocida para muchos, se convirtiera de repente en parte de nosotros, de un familiar, de un amigo, de un vecino, alguien cercano, que sin pretenderlo se convirtió durante dos días en el centro de atención. No solamente recordamos su nombre, su cara; recordamos esos precisos momentos como si fuera ayer. Recordamos que estábamos haciendo, son de esas fechas que se quedan grabadas en el corazón de los recuerdos. Son fechas que marcan un antes y un después, pero que también por su alto nivel emocional, como ocurrió con el ataque a las torres gemelas u otros acontecimientos trágicos y que conmocionan, se nos quedan de tal manera, que recordamos qué es lo que estábamos haciendo en ese preciso momento.
Portada con fotografía de Miguel Ángel Blanco



Mi recuerdo

En mi caso yo estaba a escasos días de cumplir 13 años, y a pesar del tiempo transcurrido, aún me emociono como si Miguel Ángel Blanco fuera de la familia. No lo era, pero durante esos días de julio del 97 lo fue, porque me marcó, porque lloré por su muerte, por la injusticia, y de hecho, aún me emociona. 

Evoco con tristeza y emoción, aquella tarde de julio de 1997 en la que fui con mi tío Manolo a manifestarme al centro de Barcelona. No se podía dar ni un paso. Era la primera manifestación a la que asistía, nunca antes había ido a ningún tipo de concentración. Sin embargo, encontré un aliado en mi tío y fuimos juntos. Él sin ver, yo con 12 años, pero juntos éramos muy fuertes y gritábamos una y otra vez: “El pueblo unido jamás será vencido” “¡Basta ya!”  
Entre otro tipo de consignas, incluso recuerdo haber cantado canciones.  Era imposible moverse entre tanta masificación de personas, sin embargo encontramos un hueco para untar nuestras manos en pintura blanca y levantarlas a coro. Todos levantábamos nuestras manos blancas en señal de protesta. Fue muy emocionante. Toda la tarde estuvimos desgañitándonos, pidiendo que lo liberasen, reclamando justicia para un inocente, y liberando nuestra impotencia. Hoy día se me pone la carne de gallina al rememorarlo.

Manos blancas


Protestas y manifestaciones

A pesar del enojo de todos los españoles que salimos a la calle, el desenlace fue el que fue. El destino de Miguel Ángel Blanco ya estaba cerrado de antemano. Incluso él, que era concejal y con sentido común, conocía la situación política, sabía que estaba condenado desde un principio. Realmente, nunca sabremos si lo supo, si sabía qué pedían sus asesinos, si era consciente que habían puesto límite de 48 horas a su vida…. No podemos saber qué pasaba por la cabeza de Miguel Ángel, pero sí que sabemos que todos pensábamos en él. Rezando, suplicando piedad a los malhechores, esos que, a pesar de ver la actuación del pueblo, siguieron adelante con sus planes. Sin importarles lo que la marea humana imploraba, sin sentimientos, con crueldad y premeditación cometieron el peor asesinato.  Con esa muerte ETA no mató a Miguel Ángel Blanco, porque él sigue perdurando en el corazón de quienes le amaron, en el recuerdo de todos los españoles y  enterró el miedo que muchos tenían a manifestarse. Su secuestro fue nuestra preocupación, fue la unión de todos los españoles: unidos por una angustia, un dolor.

No sé si manifestándonos conseguimos algo, ya que el final fue el que fue. No obstante, sirvió para unirnos, gritar y repudiar ese tipo de actuaciones. Los miembros de la organización terrorista, ETA,  creo que empezaron a darse cuenta del rechazo que provocaban, ya no eran tan temidos, porque por muchas armas que tuvieran, por muchas bombas y muchas barbaries que cometiesen, no podrían con el pueblo. Por una vez no eran ellos quiénes salían a la calle a quemar contenedores, gritar consignas o matar. Esta vez eran los buenos quienes salían a la calle, sin usar la violencia de forma pacífica, y no para sembrar el pánico, sino para sembrar algo de esperanza. 



El fin de ETA

Este mes de abril la organización terrorista, ETA,  ha entregado todas sus armas, ha desaparecido, aunque el dolor generado durante años sigue estando muy presente. 20 años después se ha rendido, pero…
 ¿Cuántas muertes han tenido que ocurrir? ¿Cuántas familias destrozadas? ¿Cuántas cicatrices? ¿Cuánto dolor? ¿Y todo para qué? ¿Han conseguido algo? Bajo el diálogo se consiguen muchas más cosas, no es tan fácil como apretar un gatillo o un botón para accionar una bomba, sin embargo la victoria está asegurada tras unas buenas palabras, una buena dialéctica, un buen abrazo, un acuerdo y una sonrisa. A veces, es cierto que con las palabras no se llegan a acuerdos, sin embargo, exponiendo todos los puntos de vista, ganamos todos y nadie muere.

Dos décadas después, Miguel Ángel Blanco sigue estando muy presente, porque siempre lo estará: forma parte de nuestra memoria histórica, de nuestra vida y su nombre representa:  la unión, el coraje y la libertad. No olvidemos que existen muchas víctimas del terrorismo, porque de igual modo sus familiares y amigos no pueden hacerlo, nosotros podríamos haber sido una de esas víctimas inocentes. 







martes, 11 de julio de 2017

Relato: La tortuga naranja

Relato: La tortuga naranja

El niño había estado toda la semana esperando a que llegase el gran día, ese en el que su padre le había prometido llevarle a la playa: el domingo. El domingo era el día que su padre le había dicho que le llevaría a la playa, un lugar idóneo para echar a volar su cometa. El niño a sus ocho años había construido su primera y única cometa. Ahora solamente le hacía falta comprobar si podía volar, como él quería.
Había estado mucho tiempo construyéndola, le había costado lo suyo, pero lo había logrado. Era una cometa de colores llamativos, en los que había dibujado una tortuga en medio de color naranja. Sabía perfectamente que las tortugas de color naranja no existían, pero era su cometa y podía ser cómo él quisiera, y lo único que quería era que volase lo más alto posible, que su tortuga naranja resaltase entre el cielo azul y bailase con las nubes. Para esa construcción había invertido tiempo y materiales recogidos por casa, como: plásticos, cartones, hilos, etcétera. Tras mucho insistir, cuando tuvo que utilizar pegamento para poner los cartones en el plástico y poner los hilos, le pidió ayuda a su padre. Su padre le ayudó a regañadientes,  pero el niño insistió sin cesar hasta conseguir su objetivo. Al final, el padre, que no era muy manitas y tenía otros quehaceres se puso manos a la obra para complacer a su hijo. No es que no quisiera ayudarle, pero no entendía la manía que le había entrado con una cometa, cuando él pensaba que esas cosas ya no se llevaban, no sabía casi ni cómo era eso de una cometa, ni mucho menos cómo se hacía. Sus compañeros de trabajo cuando hablaban de sus hijos, estaban siempre quejándose de que sus hijos de edades similares a la del suyo, siempre estaban enganchados a los videojuegos, y en cambio su hijo no quería ni hablar de máquinas infernales, como las llamaba él. Pensaba que le había salido un hijo raro, pero en el fondo le gustaba no tener que decirle que retirase los ojos de la pantalla, porque en muy pocas ocasiones lo había visto pegado a la televisión.  Su hijo siempre estaba investigando y rebuscando cosas que inventar, y su último invento era la cometa. Al final, el padre, después de navegar por internet y ver cómo se hacía una cometa le ayudó. Una vez lo lograron le prometió que irían a la playa para hacerla volar y ver que su proyecto se había hecho realidad.  

La noche de antes, el niño se quedó a ver las noticias, le interesaba saber qué tiempo iba a hacer el domingo por la mañana. Estaba muy nervioso y no quería que nada frustrase sus planes. No paraba de reír y estaba muy alterado, como si fuera la noche de Reyes, y su padre de reojo le observaba y sonreía, aunque se dirigía a él con un gesto serio, para mandarle a la cama, amenazándole que si no, las sábanas se adueñarían de él y no habría quién le despertase, pero en el fondo disfrutaba viendo a su hijo tan feliz con el plan de compartir el día juntos. 

Cuando el niño se fue a la cama cantando y riendo, el padre recibió un correo electrónico de Estados Unidos, su manager le anunciaba que el proyecto se había adelantado y tenían que presentarlo el lunes a primera hora. No podía creerlo, un sábado por la noche le anunciaban que tenía que estar listo un proyecto que era para dentro de dos semanas. Volvió a leerlo y vió que había más gente de su departamento en copia. Enseguida, después de varios minutos quedándose embobado ante la pantalla del portátil, sin saber qué hacer, cómo organizarse. Empezó a escribir correos como un loco. Tenían que ponerse las pilas para tenerlo listo el lunes a las nueve, si no perderían la subvención, sabía lo importante de este proyecto.  A las seis de la mañana cuando Morfeo se apoderó de él, cayó encima de la pantalla del ordenador.

Al fin, el soñado día del niño llegó. El domingo que le había prometido el padre ya estaba ahí. Lo primero que hizo el niño cuando se despertó, fue ir corriendo al balcón y ver qué día hacía. Una sonrisa delató su alegría,  y fue a grandes zancadas a la habitación de sus padres. Entró sin llamar y se tiró en la cama, gritando y riendo,  diciéndole a su padre que se arreglase, que hacía un día estupendo, que tenían que ir a la playa, que tenían que estrenar la cometa. 
El  padre estaba dormido y con todo el jaleo de última hora, en lo que menos pensaba era en cometas. Había olvidado por completo la promesa, miró el reloj y se dio cuenta que, aunque llevase tres horas de sueño se tenía que poner en pie, para proseguir a contra reloj, despertando a todo su equipo y dirigiéndose a la oficina para poder terminar a tiempo el proyecto.  El niño al ver que había conseguido que su padre se levantase, aunque no le prestase casi atención, se fue corriendo a la cocina, para preparar el desayuno. Vió que su padre entraba a la cocina vestido con traje como cuando iba a trabajar, y no entendía por qué se vestía así para ir a la playa y empezó a reírse como un loco.
-        Papá, piensas ir así de elegante a la playa? Creo que te vas a ensuciar de arena.
El padre serio se le quedó mirando y se sentó en la silla de al lado, le dijo que ya habría tiempo para echar a volar la cometa, que sin ellos no podría ir muy lejos la tortuga y sonrió.
Esa última sonrisa a su hijo no le hizo nada de gracia. No entendía por qué tendría que esperar y mirando al vaso de leche le dijo flojito, pero con rabia:
-        ¡Mentiroso! ¡Me lo habías prometido!
El padre no tenía mucho tiempo que perder, no sabía qué decir, y el teléfono le salvó. Se fue de casa hablando de negocios: cifras, fechas y entresijos de última hora.

Cuando se levantó la madre y fue a la cocina se encontró a su hijo estático, mirando hacia ninguna parte, ausente, mientras sus saladas gotas se juntaban con el vaso con cola-cao que tenía delante. La madre se fue a sentar al lado de su hijo, pero él al ver que era el mismo gesto que unos minutos antes había hecho su padre, se levantó arrastrando la silla y se encerró en su habitación.
La madre pensó que empezaba pronto la adolescencia, que qué complicado lo tendrían en unos años. Llamó a su marido, pero éste no le respondía, quería saber si aunque fuera más tarde podrían ir a la playa, porque el niño estaba hecho polvo, con una rabieta considerable. La madre estaba en una encrucijada, pero optó por coger las riendas. Llamó a la puerta de su hijo, pero éste dio por respuesta la callada, así que entró y se lo encontró dentro de la cama, sollozando como un cervatillo herido, y era como estaba: herido en su orgullo, herido en promesas frustradas, herido. La madre le acariciaba y éste lloraba con más fuerza, diciéndole que se fuera. Ésta cogió la cometa que estaba en el escritorio y le dijo:
-        Bueno, si te quieres quedar todo el día llorando, tú mismo. La tortuga naranja y yo nos vamos a la playa, si no te quieres venir, tú mismo. – Lo dijo con toda intención, con una sonrisa pícara que su hijo escondido no podía ver.
El niño paró de berrear, asomó la cabeza por las sábanas y se le quedó mirando con los ojos como platos: ojos grandes, rojos y brillantes.
-        ¿En serio? Pero… ¿vamos a ir sin papá?  
Al ver que el niño estaba más calmado, se sentó de nuevo en la cama y le dijo que a su padre le habían salido temas importantes de trabajo que tenía que terminar hoy sí o sí.  El niño le rebatió que él llevaba meses haciendo esa tortuga y que no era justo que prometiera cosas que después no podía llevar a cabo, porque siempre estaba ocupado.  La madre no rebatió a eso, estaba harta de siempre defender lo indefendible: sabía que su marido debería dedicarle más tiempo a su hijo, en  vez de dedicar tiempo a sacar adelante programas infantiles: haciendo felices a otros niños, más que al suyo.  
La madre que no había formado parte de la construcción de la cometa, que no sabía cómo iba ni nada, optó por coger las llaves del coche e ir a la playa, su hijo debía saber cómo iba. Conducía seria, porque el día no era como lo había planeado, pero nada sale como lo planeas. Para no darle más vueltas al asunto, le dijo a su hijo que él tendría que hacerla volar, que él sabría cómo. El niño se le quedó mirando, parpadeó y dijo riéndose: “vale, pero no sé cómo podrá volar una tortuga”. Había recobrado la emoción, la ilusión, los nervios de quien quiere ver volar su primera cometa.

Aparcaron y fueron cerca de la orilla. Era invierno y no había casi nadie, iban abrigados, porque hacía bastante frío, a pesar de los rayos de Sol. El niño sacó la cometa y se fue casi a la orilla. La madre se reía viendo la silueta de su hijo con una tortuga gigantesca más grande que él, al menos que su cabeza, que ni se la veía.  Odió a su marido por perderse ese momento y pensó en hacer una fotografía con el móvil y se la mandó.  Ese momento de su hijo caminando por la arena llevando una cometa que le tapaba la cabeza era para inmortalizarlo.
El niño se sentó al lado de la cometa y empezó a desliar los hilos, una vez terminado, se quedó cabizbajo mirando la arena. La madre le preguntó qué ocurría, pensando que se habrían dejado algo en casa, y el niño le dijo que no sabía qué tenía que hacer. La madre que no se rendía fácilmente le dijo que usase la imaginación y rezó para que en ese momento apareciera un experto en cometas haciendo volar la suya y les explicase cómo podían hacer volar ese plástico, pero aparte de algún que otro pescador y alguien paseando a su perro, no había ningún genio de cometas. 

La madre decidida, como si supiera, cogió la cometa con una mano y con la otra los hilos y se puso a correr, pero la tortuga cayó estrepitosamente en la arena. La madre se mordió el labio inferior, deseando que no se hubiera roto, porque eso ya sería completar el día de disgustos.  El niño corriendo fue a ver cómo estaba la tortuga, pero había sobrevivido a la caída. La madre suspiró. 
Repetidas veces el niño intento hacer volar la tortuga, tal y cómo había hecho su madre, sin ningún éxito. Abatidos la madre dijo de ir a la única terraza que había abierta y se tomaron un helado, a pesar de ser invierno, necesitaban algo dulce, para endulzar ese día tan amargo. La madre de vez en cuando iba mirando el móvil y se indignaba cada vez que lo hacía, porque su marido no había contestado a la foto enviada, como si no se preocupase por ellos, por la ilusión de su hijo. Disimulaba delante de su hijo con sonrisas fingidas, le colocó un pelo tras la oreja y le dijo que ya habría tiempo para echar a volar la tortuga, que como era una tortuga estaría invernando. El niño esbozó una tímida sonrisa y con el humor que le caracterizaba dijo, pues la próxima vez haré una mariposa, para que así sí que vuele, y rieron. La madre vio que eran pasadas las doce y tendría que ir para casa, para ir haciendo la comida. Con pena le dijo a su hijo que tenían que ir yéndose. Cuando el camarero trajo la cuenta y vio la cometa, le dijo al niño si la había hecho volar, pero el niño con los ojos brillantes le dijo un rotundo no. El camarero que era un chico joven, no entendió la negativa del niño y siguió hablando, diciendo que él cuando libraba siempre venía aquí con su cometa y bla, bla, bla. Para el niño era un hombre que no callaba y encima podía hacer volar cometas, mientras él no, pero para la madre fue la solución a aquel día. Le dijo al niño que ahora venía que iba al baño, y fue con el camarero para que le explicase cómo podía hacer volar la cometa, le dio un par de trucos: cómo saber de dónde venía el viento, no sacar todo el hilo, si no ir haciéndolo poco a poco a medida que corrías, entre otras cuestiones. La madre agradecida, casi le da un abrazo, pero se contuvo y le dio una buena propina.

Al salir vio al niño ya en pie que al verla ya se dirigía al coche y esta con un silbidito le dijo que viniera que se le había ocurrido una cosa. El niño ya estaba cansado de probar y probar, para nada y lo único que quería era irse.  

Cuando el niño se acercó la madre le arrebató la cometa, sabiendo que el niño ya no iba a hacer ningún intento más, al no ser que viera que era posible. Ella siguiendo los consejos del camarero, se puso a correr como una loca. El niño se le quedó mirando como un pasmarote, sin saber qué hacía su madre, hasta que casi se le salieron los ojos de las órbitas, al ver que su madre estaba consiguiendo su sueño y poco a poco una tímida sonrisa fue asomando, hasta que esa tímida sonrisa se convirtió en una carcajada y fue tras la madre, queriendo ser él quien aupase a su tortuga a los cielos.

El padre que de reojo había visto que le había llegado una notificación en el móvil, cuando vio que todo el equipo estaba más que manos a la obra. Abrió en su despacho el mensaje y vio en la pantalla del móvil a su hijo caminando por la arena de la playa con su cometa. Con una mano temblorosa aguantaba el móvil, con la otra se masajeaba las sienes, como intentando pensando qué hacer. Sin pensárselo más veces, volvió a mirar la foto, vio el faro de la playa donde siempre iba, cogió del cajón las llaves del coche y se fue sin decir nada a su equipo. Solamente dejando un post-it encima de la mesa: “Si me necesitáis me podéis localizar en el móvil, ahora necesito tomar el aire y cumplir una promesa”.
Con decisión y antes de que la razón le paralizase, siguió los pasos de su corazón y se dirigió al coche.  Por el camino pensaba en cuantas promesas había incumplido su padre en el pasado y no quería convertirse en los sueños rotos de su hijo, además, sin decírselo a nadie para no desmotivarles, sabía que era imposible sacar el proyecto en unas horas, así que antepuso algo que debería haber hecho antes.

Las gaviotas anunciaban que se acercaba al lugar donde estarían su hijo y su mujer. Sabía que no sería recibido con los brazos abiertos, porque él mismo no lo había hecho cuando su padre aparecía al final de cada partido, como si hubiera estado durante todo el juego. Pero, tenía que intentarlo.


Aparcó al lado del coche de su mujer y se alegró de saber que aún estaban allí. Miró al cielo como pidiendo ayuda y allá bailando con las nueves vió algo naranja, la tortuga de su hijo. ¡Lo había conseguido! Sin él, pero estaba haciendo volar su tortuga. Esa no era la señal que esperaba recibir del cielo, pero se le iluminaron los ojos al ver que los sueños eran posibles.  Siguió el rastro de la tortuga, como si le fuera a guiar hacia su objetivo: su familia, y así lo hizo. Antes de abrir la boca y plantarse ante ellos, desde la lejanía comprobó que la tortuga, la cometa, seguía volando sin detenerse, a pesar del poco viento que hacía, y se dio cuenta que el tiempo volaba tan rápido o más que la cometa, pero que los momentos felices quedarían grabados en la retina como el paso de una tortuga, a cámara lenta. 


sábado, 1 de julio de 2017

El mes de julio y la serotonina


EL VERANO
El calor, el bochorno, las vacaciones para algunos, el granizado, las terracitas, la playa, los turistas, en general: el verano ya está aquí. De hecho, ya hace un par de semanas que oficialmente estamos en verano, aunque este año la temporada estival empujaba con fuerza y se ha colado antes de tiempo. El calor ha hecho acto de presencia antes de su inauguración oficial el 21 de junio. Hemos pasado un junio digno de un julio, ¿será por el cambio climático? Sea por lo que sea, todos hemos notado que el Sol apretada de lo lindo.

ME GUSTA JULIO
Julio es un mes que siempre me ha gustado, y no solamente porque yo naciera en ese mes, que también. Si no porque no es el típico mes que todo el mundo esté de vacaciones, aún hay gente que trabaja, pero se nota que los niños ya no tienen cole, empiezan los horarios de verano para algunos, la vacaciones para otros, la época de estar en las terracitas, porque se está de maravilla, y la temporada de playas.
Las terracitas en los bares pueden estar todo el año, pero no se disfrutan de igual manera. La playa y su temporada de baño empieza antes, pero no te torras igual, ni se disfruta de igual manera en un mes que en otro. Hay mucha más aglomeración de gente, pero sin que sea un agosto en el que no cabe ni una sombrilla.

VENTAJAS DE TRABAJAR EN VERANO
Este año no tenemos vacaciones en julio, de hecho ya hace unos cuantos años que no elegimos ni julio, ni agosto, para disfrutarlas. Sin embargo, a pesar de que el Sol acompañe, también hay muchas otras ventajas para no hacerlas durante el verano. Mientras muchos están de vacaciones, nosotros aprovechamos el horario de verano, que alguna ventaja tiene que tener trabajar en verano. Es un horario reducido, en mi caso, no es que sea una gran diferencia, pero sí que es notable. Además, teniendo en cuenta que la luz solar dura más, parece que la tarde se aproveche mucho más. Además el transporte público va mucho menos lleno que en otras épocas del año, y eso es un alivio, sobre todo en según qué horas. 
Además pudidendo elegir realizar vacaciones en otro mes que no sea verano, depende el destino que elijas,no está nada mal, porque si vas en temporada baja, todo sale mejor e precio, y te lo puedes organizar con tiempo. Y, mientas algunos han vuelto y han  olvidado  sus vacaciones, tú las disfrutas en otro mes que nada tiene que ver con lo convencional, al menos pienso eso, no sé si para consolarme los meses que aún quedan hasta que lleguen las vacaciones, pero realmente es cierto. 

LA INAUGURACIÓN DE JULIO
Sea como sea, hoy 1 de julio quería dar la bienvenida al mes que me vio nacer, al  de los san fermines, al del apóstol, al del verano oficial y al del calor. ¡Bienvenido julio! A disfrutar del mes, como todos los meses, pero beneficiándonos un poquito más de la serotonina: la hormona de la felicidad. Según estudios la luz solar hace que tengamos más niveles de serotonina, por tanto que estemos más felices.

CARPE DIEM
Como dice mi tío Joaquín: “Que seas feliz hoy y todos los días del año” bueno, y si no es esa frase es otra similar, pero siempre nos quiere trasmitir que seamos felices.     

Os dejo con dos canciones, algo antiguas, pero que seguro que reconocéis. Una me recuerda, sin duda al verano: “Hace calor” y otra hace mención a la felicidad.


¡Disfrutad del verano!

jueves, 22 de junio de 2017

Un día japonés en Barcelona

UN DÍA DE MATSURI CON WASABI EN BARCELONA

Al llegar el buen tiempo muchos habréis escuchado  que Japón se llena de celebraciones, ya que tienen el Matsuri: Festivales tradicionales, en los que danza, gastronomía y cultura se dan la mano. Imaginaros que una cultura tan lejana y en forma de festival llega a vuestra ciudad, ¿Sí? ¿Os lo imagináis? Pues, no hace falta forzar mucho la imaginación, ya que por fortuna, gracias a una Asociación cultural japonesa acerca la cultura nipona a Barcelona.

Barcelona durante un fin de semana se llena de actividades, música, danza, obsequios y gastronomía japonesa. Esta asociación ya lleva más de cinco ediciones celebrándolo. Este año 2017 no queríamos perder la oportunidad de visitar este festival por nosotros mismos y disfrutar del V Festival Matsuri en Barcelona.

No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, no sabíamos cómo sería, qué harían. A pesar de que leas el programa de actividades, de escuchar comentarios, de saber que habrá carpas y espectáculo, hasta que no llegas no sabes qué es. Cuando llegamos al Moll de la Fusta nos dimos cuenta que ese sábado 10 de junio, a pesar de no estar en verano era como si lo fuera, y Kenzie no estaba por la labor, con toda la razón del mundo en que nos parasemos a cada momento  a contemplar como tontos las tiendecitas que habían colocado, ni mucho menos a que nos parásemos a escuchar la música tradicional. No es que no le gustase el ambiente japonés, ni le molestase la música, ni tampoco las personas que paseaban envolviéndose del ambiente nipón, sino que con altas temperaturas Kenzie deja de ser un perro guía, para ser un perro jadeante, y si a eso le sumas que el suelo quemaba como el mismísimo infierno, ella solamente estaba pendiente en hacer un baile, para no quemarse las almohadillas, y buscaba con ansiedad una sombra.

Finalmente, después de dar un paseo rápido con el fin de que Kenzie aguantase lo mejor posible, buscamos un lugar donde sentarnos, por supuesto ella eligió sombra. Allí Kenzie y yo esperábamos a que Carlos viniera con exquisitos manjares del lejano oriente, mientras ella y yo nos intentábamos relajar y sofocar esos calores con un abanico que nos habían regalado.    

Matsuri: japonesa riendo
Programa de actividades



Probamos algunas cosas, pero, sinceramente, con un calor tan agobiante no apetece comer nada, pero me gustaron algunos sabores que jugaban con los contrastes. No duramos mucho, porque ni nuestro cuerpo, ni el de nuestra peluda estaba para nada más. Así que nos fuimos para casa, para retomar fuerzas y sobre todo para refrescarnos.

Con las pilas cargadas y sin rendirnos en nuestra aventura de adentrarnos en Japón estando en Barcelona, volvimos por la tarde noche a la andadas, volviendo al lugar donde se celebraba todo el festival cultural: Moll de la Fusta de Barcelona. En esta ocasión dejamos a Kenzie a buen recaudo, bien cuidada por los pajaritos, en casa descansando y con la tele. Nosotros nos fuimos a descubrir qué era eso del Matsuri, cuando nos íbamos acercando ya se escuchaba la música de fondo, una música que jamás hubieras pensado escuchar, japonesa, tradicional, alegre y divertida. A todo eso hay que sumarle toda la cantidad de gente que como nosotros se había animado a acercarse al festival, casi era imposible moverse, pero sin llegar al agobio. Pudimos pararnos tiendecita por tiendecita, viendo lo que vendían: kimonos, abanicos, figuritas, monederos, llaveros. Esas paraditas era de tiendas ubicadas en diferentes puestos de Barcelona, habían salido para mostrar sus obsequios, ya que están centrados en la cultura japonesa. 

Llegamos al escenario, donde pudimos escuchar en directos algunas canciones tradicionales, cantadas por japoneses. Al lado del escenario, japoneses, y gente afín bailaba un especie de coreografía, no sé si serían de alguna escuela, pero lo que no cabía duda era de lo bien que se lo estaban pasando, y cuando la gente se lo pasa bien es contagioso y da muy buen rollo.

Paseamos por las mismas mesas que habíamos estado al mediodía con Kenzie, y seguían estando a tope. Sin ningún sitio para sentarse, tampoco pretendíamos hacerlo, así que nos dedicamos a ver todas las paraditas de comida que había, fijándonos a qué se dedicaban cada una de ellas. Una estaba especializada en helados, otra en té, otra en tallarines, otra en sushi, otra en ramen, y así sucesivamente hasta ver todas. Nos entró ganas de algo dulce, Carlos de un helado ya que estaba sediento y a mí de un mochi, ya que lo he descubierto hace poco gracias a una compañera de trabajo.

Después de hacer algo de cola en una de las paradas que vendían lo que ambos queríamos, nos dimos cuenta que habíamos estado perdiendo el tiempo, porque se necesitaba primero hacer cola en otro sitio para conseguir un ticket y poder después hacer la cola para pedir. Nos desanimamos después de ese funesto descubrimiento, pero con ganas de comer algo japonés.

La noche era calurosa, pero apetecible para pasear por el centro de Barcelona. Recorrimos calles y callejuelas hasta llegar a un restaurante japonés: Machiroku muy pequeñito, pero acogedor y con un trato muy agradable, además japonés, japonés, no de esos que hay ahora que son medio chinos y tienen poco de cultura nipona. Después de degustar unos cuantos sushis, sobre todo de los que más me gustan a mí, los de salmón y de comer otras cosas que soy incapaz de recordar, llegó el momento del postre y pedí mi ansiado mochi, mi gozo en un pozo, no tenían.

Sin embargo, rematamos el día japonés en Barcelona de la mejor manera, dejándonos llevar por los olores de esa comida tan sabrosa, escuchando música alegre, tocando detalles con forma de totoros, viendo un ambiente mágico y degustando platos provenientes del Sol naciente. Un día redondo, con un toque de wasabi, como a mí me gusta. Esos son los días diferentes en la ciudad, esos que por muy pequeños detalles que haya, hacen grande y diferente un día.