BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







domingo, 20 de noviembre de 2016

Sin semáforos para todos

Aún sin semáforos para todos

Casi un año reclamando semáforos sonoros, para poder cruzar con seguridad, de forma autónoma y sin peligro. Sin embargo, parece que anteponen la cantidad presupuestaria para otros menesteres, antes que a la seguridad y al accesibilidad. Ya se sabe siempre ha habido ciudadanos de primera y de segunda. No quiero ser una ciudadana de segunda por tener una discapacidad visual.

A pesar de llevar casi un año reclamando un par de semáforos acústicos, sigo sin ellos y parece que, por las respuestas que he recibido del Ayuntamiento de Barcelona va para largo. Las respuestas no han sido negativas, pero son de ese tipo de respuestas que solamente sirven para dar largas, sin una confirmación, sin una fecha, sin nada en concreto. No pierdo la esperanza, y, a pesar de saber que siguen sin ser sonoros, cada vez que llego a ese paso de peatones, le doy al mando que activa los semáforos acústicos, pensando que quizás de un día para otro, me voy a llevar la grata sorpresa de cruzar con seguridad, sabiendo que estoy cruzando cuando me toca, sin jugármela.

El pasado 7 de febrero realicé la siguiente entrada en el blog semáforos para todos, donde explicaba la importancia de los semáforos sonoros, la accesibilidad para todos en una gran ciudad, pero, sobre todo, la forma de cruzar de forma segura y autónoma, sin esperar a que alguien vaya a cruzar en ese momento por ese mismo cruce y tenga la amabilidad de no ignorarnos y ayudarnos a decirnos si se puede pasar o no.

Después de solicitar los semáforos en varias ocasiones a través de la página web del Ayuntamiento de Barcelona sin resultado alguno. La empresa donde trabajo inició una campaña de recogida de firmas, recogimos más de 1300 firmas y las presenté en el Ayuntamiento de Barcelona, junto con una instancia, donde reclamaba los meses que llevaba solicitando los semáforos accesibles, adjuntando la cantidad de firmas con un escrito y encuadernadas, para que no se perdierá ninguna de las muestras de solidaridad que mis compañeros de trabajo habían dejado en su firma por mí.
A principios de julio presenté la instancia, después realicé el siguiente post: Seguimos reivindicando semáforos, para explicar cómo iba el tema y los trámites que había seguido. Estuve esperando más de tres meses, en ese tiempo se supone que debería haber recibido una respuesta, como no lo hicieron tuve que volver a ir a la Oficina del Ciudadano del ayuntamiento de Barcelona, para que me dijeran qué pasaba con la resolución de la instancia. Tardaron bastante en atendernos, justamente ese día había mucha gente, ya que los trabajadores habían hecho un parón, por huelga, así que estaban a medio gas. Cuando llegó nuestro turno, les enseñé el resguardo de la instancia, nos dejaron solos, porque la chica que nos atendía se fue a investigar. Cuando volvió nos presentó sus disculpas, no solamente por la tardanza, sino porque lo que había descubierto no era nada bueno, todavía no sabían nada de la resolución. Así que nos recomendó,  y así lo hicimos, presentar una instancia de la instancia, para que de una vez por todas se pronunciasen.

En octubre, por fin, llegó la respuesta a través de una carta certificada a casa contestando a la última instancia, diciendo que en breve recibiría respuesta. ¿Para eso escriben? Parece ser que sí, ni unas disculpas, ni nada de nada, simplemente que en breve recibiría noticias. Sí, al cabo de dos semanas, finalmente, llevó otra carta certificada del ayuntamiento, donde contestaban a la primera instancia, sí a la de las firmas. Estaba impaciente por abrirla, aunque me la tuvieron que leer, pero… solamente se dignaban a escribir lo de siempre: “En próximas actuaciones lo llevaremos a cabo”.

No sé si con esa respuesta que dan siempre quieren decir que lo llevarán a cabo cuando ocurra algo. Si la actuación tiene que ser que a alguien que no sabe cuándo cruzar se lo lleven por delante, siendo el tranvía, un coche, una moto o un camión. No sé a qué esperan. Me parece que no pido tanto, simplemente poder cruzar una avenida como es la Diagonal de Barcelona de forma segura, sin tener la angustia de no saber si está verde para mí o no, de no saber si el tranvía tan silencioso como es pasará justo en ese momento, sin saber si al llevar a la acera seré arrollada por un ciclista-(ya que otra cosa que no se entiende es que haya un carril de bicicletas justo cuando has pasado la carretera, el paso de las vías del tranvía y cuando llegas a la acera está ese carril- 

Rebuscando por Internet me encuentro esta noticia que me hace reír (reír por no llorar) 
El 22@ de Barcelona tendrá todos los semáforos sonoros  Justamente los dos semáforos que solicito de la Avenida Diagonal se enmarcan dentro de ese barrio de Barcelona. Esta noticia se publicó en 2008, han pasado más de 8 años y, como podéis ver, no todos los semáforos son sonoros.  Cada vez que lo hago público en alguna red social el Ayuntamiento responde dándome el enlace del formulario, pero… ¿cuántas veces lo tengo que hacer? ¿Cien veces? Creo que si no son cien veces más de 50 veces sí que ha solicitado, ya que no solamente lo he rellenado yo ese formulario, mis amigos, compañeros y familiares también se han volcado en la causa, ya que se preocupan por mí. Además, si las 1300 firmas que presenté no sirvieron, ¿qué más puedo hacer?

Solamente quiero poder cruzar de forma segura, con autonomía y siendo una ciudadana más, no una de segunda clase a la que no le escuchen. Tampoco es tan complicado, todos los semáforos de alrededor: Llacuna, Roc Boronat, sí que son accesibles, pero da la casualidad que, por donde es más peligroso por toda la afluencia de tránsito de vehículos, del tranvía y de ciclistas no lo es. Toda la Avenida Diagonal desde el número 177 que solicito hasta el Diagonal Mar no son sonoros, con el peligro y la inseguridad que conlleva.  

No sé qué más puedo hacer, de momento sigo cruzando cada día, no me queda otro remedio con ayuda o sin ayuda, llego sana y salva al trabajo, tengo que pasar por ahí sí o sí. Sé que este post de poco servirá, después de lo mucho que ya hemos hecho, sin embargo me sirve para desahogarme y reflejar una realidad: triste, pero real. 


1 comentario:

  1. Mi primo Sergio Calvo en el mes de Noviembre indignado con mi situación, quiso ayudarte a difundir la problemática con la que me encuentro cada día a la hora de cruzar la Avenida Diagonal, con este vídeo:
    https://www.youtube.com/watch?v=d6IIJb8HNsc

    ResponderEliminar