BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







viernes, 14 de julio de 2017

Miguel Ángel Blanco

20 años sigue en el recuerdo


Esta semana de julio se conmemora la muerte de Miguel Ángel Blanco. Durante esa semana de julio de 1997 toda la sociedad española se sintió Miguel Ángel Blanco. Todos nos sentimos secuestrados, aterrados y con un límite de horas para morir. El 10 de julio de 1997 tres etarras secuestraron a un joven inocente, haciendo un chantaje al gobierno español: exigían un traslado en 48 horas de todos los presos de ETA, si no lo hacían en ese plazo, Miguel Ángel sería asesinado. El 12 de julio Miguel Ángel recibió dos tiros en la nuca. El 13 de julio se confirmó la muerte de Miguel Ángel Blanco. 4 días en los que sufrimos todos por la gran injusticia que se cometía. La empatía, la solidaridad y los sentimientos estaban a flor de piel.


20 años

Hace 20 años que ETA asesinó a sangre fría a Miguel Ángel Blanco. No era la primera, ni sería la última muerte llevada a cabo por esa organización. Sin embargo, esas 48 horas nos mantuvo en vilo a toda la sociedad española. 

Salimos a la calle para: gritar, desahogarnos y pedir clemencia. Reivindicábamos una libertad de expresión. La impotencia se apoderaba de todos ante algo tan injusto.

Todo aquel que vivió esa fecha, seguro que recuerda el nombre propio de Miguel Ángel Blanco, como si aquella persona hasta entonces desconocida para muchos, se convirtiera de repente en parte de nosotros, de un familiar, de un amigo, de un vecino, alguien cercano, que sin pretenderlo se convirtió durante dos días en el centro de atención. No solamente recordamos su nombre, su cara; recordamos esos precisos momentos como si fuera ayer. Recordamos que estábamos haciendo, son de esas fechas que se quedan grabadas en el corazón de los recuerdos. Son fechas que marcan un antes y un después, pero que también por su alto nivel emocional, como ocurrió con el ataque a las torres gemelas u otros acontecimientos trágicos y que conmocionan, se nos quedan de tal manera, que recordamos qué es lo que estábamos haciendo en ese preciso momento.
Portada con fotografía de Miguel Ángel Blanco



Mi recuerdo

En mi caso yo estaba a escasos días de cumplir 13 años, y a pesar del tiempo transcurrido, aún me emociono como si Miguel Ángel Blanco fuera de la familia. No lo era, pero durante esos días de julio del 97 lo fue, porque me marcó, porque lloré por su muerte, por la injusticia, y de hecho, aún me emociona. 

Evoco con tristeza y emoción, aquella tarde de julio de 1997 en la que fui con mi tío Manolo a manifestarme al centro de Barcelona. No se podía dar ni un paso. Era la primera manifestación a la que asistía, nunca antes había ido a ningún tipo de concentración. Sin embargo, encontré un aliado en mi tío y fuimos juntos. Él sin ver, yo con 12 años, pero juntos éramos muy fuertes y gritábamos una y otra vez: “El pueblo unido jamás será vencido” “¡Basta ya!”  
Entre otro tipo de consignas, incluso recuerdo haber cantado canciones.  Era imposible moverse entre tanta masificación de personas, sin embargo encontramos un hueco para untar nuestras manos en pintura blanca y levantarlas a coro. Todos levantábamos nuestras manos blancas en señal de protesta. Fue muy emocionante. Toda la tarde estuvimos desgañitándonos, pidiendo que lo liberasen, reclamando justicia para un inocente, y liberando nuestra impotencia. Hoy día se me pone la carne de gallina al rememorarlo.

Manos blancas


Protestas y manifestaciones

A pesar del enojo de todos los españoles que salimos a la calle, el desenlace fue el que fue. El destino de Miguel Ángel Blanco ya estaba cerrado de antemano. Incluso él, que era concejal y con sentido común, conocía la situación política, sabía que estaba condenado desde un principio. Realmente, nunca sabremos si lo supo, si sabía qué pedían sus asesinos, si era consciente que habían puesto límite de 48 horas a su vida…. No podemos saber qué pasaba por la cabeza de Miguel Ángel, pero sí que sabemos que todos pensábamos en él. Rezando, suplicando piedad a los malhechores, esos que, a pesar de ver la actuación del pueblo, siguieron adelante con sus planes. Sin importarles lo que la marea humana imploraba, sin sentimientos, con crueldad y premeditación cometieron el peor asesinato.  Con esa muerte ETA no mató a Miguel Ángel Blanco, porque él sigue perdurando en el corazón de quienes le amaron, en el recuerdo de todos los españoles y  enterró el miedo que muchos tenían a manifestarse. Su secuestro fue nuestra preocupación, fue la unión de todos los españoles: unidos por una angustia, un dolor.

No sé si manifestándonos conseguimos algo, ya que el final fue el que fue. No obstante, sirvió para unirnos, gritar y repudiar ese tipo de actuaciones. Los miembros de la organización terrorista, ETA,  creo que empezaron a darse cuenta del rechazo que provocaban, ya no eran tan temidos, porque por muchas armas que tuvieran, por muchas bombas y muchas barbaries que cometiesen, no podrían con el pueblo. Por una vez no eran ellos quiénes salían a la calle a quemar contenedores, gritar consignas o matar. Esta vez eran los buenos quienes salían a la calle, sin usar la violencia de forma pacífica, y no para sembrar el pánico, sino para sembrar algo de esperanza. 



El fin de ETA

Este mes de abril la organización terrorista, ETA,  ha entregado todas sus armas, ha desaparecido, aunque el dolor generado durante años sigue estando muy presente. 20 años después se ha rendido, pero…
 ¿Cuántas muertes han tenido que ocurrir? ¿Cuántas familias destrozadas? ¿Cuántas cicatrices? ¿Cuánto dolor? ¿Y todo para qué? ¿Han conseguido algo? Bajo el diálogo se consiguen muchas más cosas, no es tan fácil como apretar un gatillo o un botón para accionar una bomba, sin embargo la victoria está asegurada tras unas buenas palabras, una buena dialéctica, un buen abrazo, un acuerdo y una sonrisa. A veces, es cierto que con las palabras no se llegan a acuerdos, sin embargo, exponiendo todos los puntos de vista, ganamos todos y nadie muere.

Dos décadas después, Miguel Ángel Blanco sigue estando muy presente, porque siempre lo estará: forma parte de nuestra memoria histórica, de nuestra vida y su nombre representa:  la unión, el coraje y la libertad. No olvidemos que existen muchas víctimas del terrorismo, porque de igual modo sus familiares y amigos no pueden hacerlo, nosotros podríamos haber sido una de esas víctimas inocentes. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario